Cuentos para pensar: El elefante encadenado

Me acuerdo cuando hice mis primeras prácticas en el campo de la psicología que mi tutor me dio a conocer este hermoso cuento o moraleja del conocido autor Jorge Bucay. Este cuento nos enseña muchas cosas. Entre ellas que a veces nos acostumbramos a todo, hasta lo que nos hace daño, incluso cuando podemos cambiar esa situación por nosotros mismos. Muchas veces vivimos en el no puedo, no quiero y no sé. Demasiados no, ya que en ocasiones sí se puede, aunque no se quiera y sí se sabe. Y en otras se quiere pero no se sabe, al menos se intenta. Os dejo este precioso cuento:

El elefante encadenado (Jorge Bucay)

De pequeño me gustaba el circo. Me encantaban los espectáculos con animales y el animal que más me gustaba era el elefante. Me impresionaban sus enormes dimensiones y su fuerza descomunal. Después de la función, al salir de la carpa, me quedaba extrañado al ver el animal atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que le aprisionaba una de las patas. La cadena era gruesa, pero la estaca era un ridículo trozo de madera clavado a pocos centímetros de profundidad. Era evidente que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo también podía tirar de aquel minúsculo tronco y huir.

—¿Por qué no la arranca y se escapa? —pregunté a mis padres.

Me contestaron que era porque estaba amaestrado. La respuesta, sin embargo, no me satisfizo. «Si estaba amaestrado, ¿por qué lo tenían atado?». Pregunté a parientes y maestros y pasó mucho tiempo, mucho, hasta que alguien que resultó ser un sabio me dio una respuesta convincente: «El elefante del circo no se escapa porque está atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño ».

Entonces me imaginé el elefante recién nacido y atado a una estaca. Seguro que el animal tiró y tiró tratando de liberarse. Debía terminar el día agotado porque aquella estaca era más fuerte que él. Al día siguiente debía volver a probar con el mismo resultado y al tercer día igual. Y así hasta que un día terrible para el resto de su vida, el elefante aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Desde entonces, el elefante tenía grabado el recuerdo de su impotencia. Y lo que es peor, nunca más volvió a cuestionarse ese recuerdo y nunca más volvió a poner a prueba su fuerza.

¿Y tú te has sentido encadenado alguna vez?. Muchas veces las personas nos encontramos en la misma situación del elefante encadenados por alguna estaca. A veces puede ser por alguna situación que nos esté pasando en ese momento en otras veces son nuestros propios pensamientos los que nos encadenan o pensar que no soy capaz de hacer algo. Como ya hemos hablado anteriormente los pensamientos pueden producirnos grandes dolores de cabeza sobretodo si son del tipo “yo no puedo” o “yo no sé”. A veces también cuando somos pequeños nos inculcan este tipo de pensamientos “no vas a ser nadie nunca” por ejemplo y ahora que somos adultos, como nuestro elefante, no somos capaces de actuar y cambiar esa situación.

Reflexionemos sobre el elefante y sobre las estacas que tenemos cada uno.

Logo_Moonlight                                         https://moonlightpsychology.com                                   

Copyrighted.com Registered & Protected  KJ5N-QFW1-2MPR-KUZL

Email   Síguenos – Follow us:Síguenos en TwitterSiguenos en Tumblr

Anuncios

11 comentarios en “Cuentos para pensar: El elefante encadenado

  1. Pingback: Post 300: Los 30 posts más visitados | Moonlight Psychology

  2. Pingback: Post 200: Los 20 posts más visitados | Moonlight Psychology

  3. Pingback: Resumen Abril – April´s posts 2016 | Moonlight Psychology

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s