Una de cuentos: Las alas son para volar

Las alas son para volar, y para seguir avanzando. El camino está lleno de obstáculos, retos y cosas que aprender. El miedo, la ansiedad, la tristeza, son emociones que dificultan que avancemos. Sin embargo es necesario dar el paso, cambiar y seguir adelante. Os dejo con este bonito cuento que habla sobre todo esto.

Las alas son para volar

Por Jorge Bucay

“Cuando se hizo mayor su padre le dijo: «Hijo mío: no todos nacemos con alas. Si bien es cierto que no tienes obligación de volar, creo que sería una pena que te limitaras a caminar teniendo las alas que el buen Dios te ha dado».

-Pero yo no sé volar -contestó el hijo.

-Es verdad… -dijo el padre. Y, caminando, lo llevó hasta el borde del abismo de la montaña.

-¿Ves, hijo? Éste es el vacío. Cuando quieras volar vas a venir aquí, vas a tomar aire, vas a saltar al abismo y, extendiendo las alas, volarás.

El hijo dudó.

¿Y si me caigo?

-Aunque te caigas, no morirás. Sólo te harás algunos rasguños que te harán más fuerte para el siguiente intento -contestó el padre.

El hijo volvió al pueblo a ver a sus amigos, a sus compañeros, aquellos con los que había caminado toda su vida.

Los más estrechos de mente le dijeron: «¿Estás loco? ¿Para qué? Tu padre está medio loco… ¿Para qué necesita volar? ¿Por qué no te dejas de tonterías? ¿Quién necesita volar?».

Los mejores amigos le aconsejaron: «¿Y si fuera cierto? ¿No será peligroso? ¿Por qué no empiezas despacio? Prueba a tirarte desde una escalera o desde la copa de un árbol. Pero… ¿desde la cima?».

El joven escuchó el consejo de quienes le querían. Subió a la copa de un árbol y, llenándose de coraje, saltó. Desplegó las alas, las agitó en el aire con todas sus fuerzas pero, desgraciadamente se precipitó a tierra.

Con un gran chichón en la frente, se cruzó con su padre.

-Hijo mío -dijo el padre-. Para volar hay que crear el espacio de aire libre necesario para que las alas se desplieguen. Es como tirarse en paracaídas: necesitas cierta altura antes de saltar.

Para volar hay que empezar asumiendo riesgos.

Si no quieres, lo mejor quizá sea resignarse y seguir caminando para siempre.”

Gull del mar

Copyrighted.com Registered & Protected  KJ5N-QFW1-2MPR-KUZL Logo_Moonlightsinpalabras2www.moonlightpsychology.com

Anuncios

Una de cortos: Ciudad Colorida

Hoy una de cortos: Ciudad Colorida. Un corto portugués del año 2013 con cinco minutos de duración. Aunque su calidad artística no es la mejor debemos quedarnos con el trasfondo del corte y lo que nos quiere transmitir.

La historia nos presenta a un chico en una ciudad en apariencia triste, sin color, sin emociones. Aunque él trata de ayudar a las personas que se encuentra siempre vuelve todo al estado anterior. Todo cambia cuando conoce a una chica.

Además de ver el poder de las emociones negativas y positivas, nos tramite una buena lección y es que las emociones pueden contagiarse y transformarse. Y es que todo puede cambiar.

*Todos los derechos son del creador. Sólo difundo este vídeo. No soy su creadora ni su dueña.*

Copyrighted.com Registered & Protected  KJ5N-QFW1-2MPR-KUZL Logo_Moonlightsinpalabras2www.moonlightpsychology.com

Mis publicaciones favoritas (2)

Una vez al año me gusta hacer una publicación recogiendo mis 10 entradas favoritas en Moonlight Psychology, en este caso os traigo una más extra. Son publicaciones que creo que os pueden aportar algo y que os animo a leer si aún no lo habéis hecho. También os dejo la selección del año pasado pinchando aquí.

  1. Guías para explicar el divorcio a los hijos.
  2. Adictos tecnológicos.
  3. Ajusta tu enfoque.
  4. Guías para explicar la muerte a niños.
  5. ¿Qué es la ira?.
  6. Mi hijo va al psicólogo
  7. Pseudoasertivos
  8. ¿Qué es la ansiedad?
  9. El efecto en el cerebro de las percepciones corporales
  10. ¿Qué es la tristeza?
  11. La importancia de una sonrisa
Concepto de educación. Estudiante, estudiar, brainstorming, campus, concepto Cerca de los estudiantes que discuten su tema en libros o libros de texto. Enfoque selectivo. Foto Gratis

Creado por Mindandi – Freepik.com

Copyrighted.com Registered & Protected  KJ5N-QFW1-2MPR-KUZL Logo_Moonlightsinpalabras2www.moonlightpsychology.com

¿Qué es la tristeza?

Vamos a empezar a conocer algunas emociones este este blog. Para empezar tenemos la tristeza. ¿Qué es la tristeza?

Como ya vimos anteriormente, la tristeza es una emoción. Una emoción recordamos que:

Es una reacción subjetiva ante estímulos externos como pueden ser situaciones, ambiente, otras personas, etc.. o estímulos internos como pueden ser los pensamientos.

En este caso la tristeza pertenece al llamado grupo de las emociones negativas. Es decir aquellas que no nos gustan porque nos hacen sentir mal. Pero como ya dijimos todas las emociones son necesarias.

La tristeza se caracteriza por el decaimiento en el estado de ánimo habitual de la persona. Entra dentro de las emociones conocidas como emociones básicas y es fácilmente reconocible. Todo el mundo sabría reconocer la emoción de tristeza, o al menos decir esta persona está triste. Lo difícil de muchas emociones es nombrarlas más que reconocerlas.

Hay emociones que van acompañadas de un aumento en el nivel de activación: nos movemos más, hacemos más gestos, o hablamos más deprisa por ejemplo. En este caso, la tristeza, va acompañada de una reducción significativa en el nivel de activación.

La emoción de tristeza aparece ante situaciones que suponen pérdida de alguna meta o situaciones que conlleven algún tipo de daño. Al igual que las demás emociones cumple función adaptativa. Nos adapta a la situación que vivimos, hace que recibamos el apoyo social y nos permite reaccionar de manera coherente ante distintas situaciones.

También debemos tener cuidado en no confundir en igualdad tristeza y depresión. Pues la depresión es un trastorno y la tristeza es una emoción. La depresión en otras ocasiones es además síntoma de otros problemas y suele ser necesaria la ayuda de un profesional para superar la misma y no se consuela fácilmente. Hay mucha tendencia a decir estoy “deprimido” cuando lo que en realidad se siente en la mayoría de las ocasiones es “estoy triste”.

Picture by Ryan McGuire

Copyrighted.com Registered & Protected  KJ5N-QFW1-2MPR-KUZL Logo_Moonlightsinpalabras2www.moonlightpsychology.com

¿Qué es una emoción?

Las emociones, queramos o no, están presentes en nosotros. A veces no sabemos porque llegan, no sabemos que son, y porque a veces nos hacen sentir bien y otras veces tan mal, qué hasta nos hacen llorar.

Una emoción es una reacción subjetiva ante estímulos externos como pueden ser situaciones, ambiente, otras personas, etc.. o estímulos internos como pueden ser los pensamientos. Un estímulo es algo que nos va a afectar y va a provocar algún cambio en nosotros, bien sea pequeño o grande. Por tanto son reacciones de mi mente/cuerpo a cosas que me están pasando o que pienso. Por tanto las emociones me impulsan a la acción: pensar, decir o hacer cosas. Con las emociones se producen cambios de tipo orgánico, es decir en nuestro cuerpo, más una experiencia que puede ser agradable o desagradable.

¿Pero tienen función las emociones?

La respuestas es sí. Consta de función adaptativa, motivacional, funcional y social.

  • Adaptativa: Nos llevan a hacer las cosas necesarias en cada momento para sobrevivir.
  • Motivacional: Nos dan motivación e impulso.
  • Funcional: Ayudan para llevar a cabo las cosas de mejor forma o más “adaptados”.
  • Social: Nos ayuda a comunicarnos con los demás.

¿Cómo se perciben las emociones?

En los demás (comunicación no verbal):

  • Expresión facial (cara que pone).
  • La posición corporal (encogido, tenso, relajado, etc.).
  • La mirada (si mira o no a la cara a la otra persona).
  • La distancia (distancia mantenida con la otra persona u objeto, si hay contacto).
  • La velocidad con la que se mueve (lento o rápido).
  • El tono de voz (alto o bajo).
  • La velocidad con la que habla (lento o rápido).

La experiencia será diferente según la persona y la situación. Ya que una misma situación puede provocar diversas y distintas emociones en ocasiones contrapuestas de una persona a otra. Ayudan  a evitar situaciones de peligro, y ayudan en situaciones ya que dan información.

Tenemos tres componentes en las emociones: conductuales, fisiológicos y cognitivos.

Componente conductuales

Es decir, los comportamientos externos que son visibles, me muevo mucho o poco, me toco el pelo, etc. Las expresiones faciales y comunicación no verbal entrarían aquí.

Componentes fisiológicos

Son los aspectos más biológicos, las manifestaciones físicas como temblores, sudoración, ritmo cardíaco, respiración, etc.

Componentes Cognitivos

Es decir lo que pienso. Con pensamientos positivos, negativos, preocupaciones, etc.

Por último decir que todas las emociones son necesarias y cumplen una función. Sin embargo son muchas las emociones que no nos gusta sentir. Por tanto tenemos:

  • Emociones positivas: Que se experimentan de forma placentera y tendemos a repetirlas. Algunas son la alegría o la sorpresa.
  • Emociones negativas que de alguna forma nos hacen sentir mal como la ansiedad, la tristeza o la ira entre otras. Se experimentan de forma displacentera.

Sin embargo tenemos que pensar que llevamos una mochila de emociones y todas van en la mochila, a veces sacamos unas y a veces otras pero todas vienen con nosotros.

Copyrighted.com Registered & Protected  KJ5N-QFW1-2MPR-KUZL Logo_Moonlightsinpalabras2www.moonlightpsychology.com

Tranquila, tranquilo

Tranquila, tranquilo. Estas son las palabras preferidas por algunas personas cuando intentan calmar, consolar o ayudar a mejorar el estado de ánimo o situación de otra persona. Y queridos lectores no siempre vale.

Tranquilo, todo pasa. Y las palabras mágicas parece que vuelvan a fluir. Esto es algo normal en situaciones de descontrol como por ejemplo cuando irrumpe de forma abrupta la emoción de ira. Tan potente y a veces descontrolada emoción de las consideradas como emociones negativas. Como un fuego que llega e igual que llega aparece el tranquilo, tranquila.

¿Qué sucede? Qué a la persona le importa poca (por decirlo finamente) que le digan tranquila/o, es más esto seguramente acelere su enfado e incluso lo vuelva más en contra. Parece por eso que fueran palabras mágicas que surten el efecto contrario al deseado. En este caso es mejor no entrar en la discusión y mucho menos decir tranquilo/a. Al menos repetirlo de forma constante.

¿Hay más situaciones en las qué digamos eso?. Sí, por ejemplo cuando alguien está triste, y sobretodo cuando alguien llora. A veces produce el efecto contrario y en vez de parar de llorar, se llora más. También sucede en situaciones de estrés o de ansiedad.

Esta reacción, por otro lado totalmente normal y comprensible, de decir tranquilo o tranquila en este tipo de situaciones y otras viene por la necesidad de cubrir un espacio en ese momento. ¿Y ahora qué digo? o ¿qué hago?. Situaciones a veces incómodas o a veces qué no sabemos reaccionar. Seguramente más de uno le habrán soltado eso de “Qué no me digas que me tranquilice”. Porque quizás en esos momentos no sean las palabras más apropiadas y en otros momentos simplemente sobren las palabras.

La gestión emocional es todo un reto para todos y con todo se aprende. Y es que de ello depende nuestra salud mental y la de nuestro entorno.

Copyrighted.com Registered & Protected  KJ5N-QFW1-2MPR-KUZL Logo_Moonlightsinpalabras2www.moonlightpsychology.com

El acoso escolar o bullying

En alguna ocasión he mencionado el acoso escolar o bullying en este blog, bien con algún vídeo o con algún comentario. El caso es que el acoso escolar o también llamado bullying está por desgracia muy de moda. ¿Hasta dónde queremos llegar?. ¿Cuáles son las razones de esta escala de violencia verbal o física entre alumnos?.

Entre mis experiencias profesionales con menores he tenido que parar en varias ocasiones algún tipo de acoso entre alumnos. Normalmente escogían al más vulnerable de la clase y el más líder iba a por él. Había que cortar eso. ¿Pero es siempre así?

La realidad es que no, no siempre es el más débil ni el más fuerte o al revés. En ocasiones son muchos los factores que llevan a que se produzca algún tipo de acoso. En otras ocasiones además el profesorado, padres y otros adultos es ajeno a lo que sucede ya que el acoso puede ser sutil en un comienzo y prolongado en el tiempo sin que nadie sepa lo que sucede. Pero veamos un poco más en profundidad el fenómeno.

El acoso escolar o bullying puede aparecer prácticamente en cualquier edad escolar, sea más o menos pequeño el acosador y el acosado. Puede ser una persona la acosada o un pequeño grupo, al igual que sucede con los acosadores. La prevención y educación sobre el tema en los colegios, institutos y hogares es clave. Educar en la igualdad y la aceptación a los otros es importante para evitar situaciones de acoso y maltrato entre compañeros.

El acoso escolar se produce entre compañeros de aula y es un acto que se realiza de manera repetida e intencionadamente. Aunque los adultos en la mayoría de las ocasiones desconocen hasta que no es muy evidente el acoso, los compañeros suelen conocer la situación que se desarrolla en la clase.

¿Por qué se acosa?. Los motivos pueden ser variados: por que sea alguien nuevo en el colegio o la clase, porque sea de otra cultura o país, porque físicamente sea diferente al resto, porque saque buenas o malas notas, y por muchos otros motivos.

La consecuencia es que la persona acosada siente rechazo grupal y temor a la persona/s que le acosan o intimidan. Las consecuencias pueden ser graves para quién realiza esas acciones, para quién lo recibe y también para aquellos que lo ven o lo conocen y no hacen nada para evitarlo

Los casos de acoso escolar pueden empezar con bromas, en un principio sin mala intención.  Se puede reflejado en acciones como: golpear, empujar, amenazar, insultar, burlarse, hacer el vacío a esa persona, no incluirle en el grupo, enviar notas, emails, mensajes de texto por el móvil o redes sociales. También ridiculizar, poner motes, difundir rumores, robar…

Respetando a los demás, sus derechos y nuestros derechos se puede evitar el acoso. Callarse no es la forma de parar el acoso, ya que éste se alimenta del silencio.

Se pueden distinguir tres grupos dentro del acoso escolar. Estas son algunas de sus características y consecuencias:

EL AGRESOR O AGRESORES:

  • Aprenden la agresión verbal o física como parte de su conducta.
  • Reconocimiento social dentro del grupo a causa del miedo.
  • Ese tipo de conducta aparece en otras situaciones.

LA VÍCTIMA:

  • Fracaso y dificultades escolares.
  • Alto nivel de ansiedad y malestar.
  • Fobia escolar.
  • Baja autoestima.
  • Tristeza.

ESPECTADOR O ESPECTADORES:

  • Aprenden esta forma inadecuada de comportarse.
  • Observan conductas inapropiadas y hacen que se repitan más.
  • Falta de sensibilidad ante el sufrimiento de otros compañeros.

La empatía o ponerse en el “lugar del otro” ayudará también a frenar el acoso. Sentir sus emociones como si fueran las nuestras. Si ves acoso escolar no te calles ya que nadie merece ser acosado. Lo importante es respetar, no pegar, devolver ataques sino expresar como uno se siente y pedir ayuda.

Adolescentes dibujados a mano Vector Gratis

Copyrighted.com Registered & Protected  KJ5N-QFW1-2MPR-KUZL Logo_Moonlightsinpalabras2www.moonlightpsychology.com